• Reacción

Villas-Boas considera a Mourinho una inspiración

Advertisement

André Villas-Boas señaló a José Mourinho y Artur Jorge como las mayores inspiraciones de todos los jóvenes técnicos portugueses. 

André Villas-Boas tiene conocimiento de primera mano de José Mourinho, ya que empezó su carrera como entrenador bajo el mando de su compatriota como su mano derecha. 

El ex entrenador de los Spurs logró su oportunidad con Mourinho en el Porto mientras estaba en su década de los ’20s. Después de ganar la Champions League con el Porto, Villas-Boas se unió a su mentor en el Chelsea antes de empezar su carrera como entrenador en 2009. 

El entrenador de 42 años podría no ser tan exitoso como Mourinho pero sí llevó al Porto a ganar una liga y una Europa League en la temporada 2010/11. 

También llevó al Zenit a ganar el título en Rusia. Villas-Boas tuvo cortas etapas con equipos como el Chelsea, Tottenham y Shanghai SIPG. 

Ahora que está como entrenador del Marsella, el estratega portugués está feliz de haber trabajado bajo el mando de Mourinho y elogió a su compatriota junto a Artur Jorge como una inspiración para entrenadores más jóvenes como él. 

«Nuestra habilidad para adaptarnos a diferentes atmósferas hace la diferencia, también nuestra sabiduría y la forma en la que estudiamos el juego. Nuestra habilidad para liderar y comunicar,» dijo Villas-Boas en una entrevista para el Canal 11

«No se puede negar que estas puertas se abrieron primero por Artur Jorge y José Mourinho como los primeros grandes embajadores de técnicos portugueses en el extrenjero que abrieron las puertas al mercado mundial. 

«Claro que después tienes que triunfar y esa es la marca que garantizamos, un poco como lo que los técnicos holandeses lograron hace unos años. 

«Esa imagen ahora se asocia con los técnicos portugueses: la habilidad de adaptarse, llegar y ganar. Armar buenos equipos y buenas estructuras está sin duda dentro de nuestra marca. Creo que esa es la principal razón por la que somos respetados alrededor del mundo». 

En su primer temporada como entrenador del Marsella, Villas-Boas tuvo un impacto instantáneo en el Orange Vélodrome. Las Phocéens terminaron segundos en la Ligue 1 antes de que terminara la temporada.